domingo, 20 de marzo de 2011

CONSECUENCIAS DE ANOREXIA Y BULIMIA EN CAVIDAD BUCAL...

MARCO TEORICO
Los trastornos de alimentación son todos aquellos que se caracterizan por presentar alteraciones graves en la conducta alimentaria. Los más frecuentes son la anorexia y la bulimia nerviosas.
La Anorexia nerviosa es una enfermedad mental que consiste en una pérdida de peso derivada de un intenso temor a la obesidad y conseguida por la propia persona que enferma a través de una serie de conductas.
Afecta preferentemente a mujeres jóvenes entre 14 y 18 años.
Los síntomas más frecuentes son:
miedo intenso a ganar peso, manteniéndolo por debajo del valor mínimo normal.
TITULO.gif (829 bytes) escasa ingesta de alimentos o dietas severas
imagen corporal distorsionada
sensación de estar gorda cuando se está delgada
gran pérdida de peso (frecuentemente en un período breve de tiempo)
TITULO.gif (829 bytes) sentimiento de culpa o desprecio por haber comido
hiperactividad y ejercicio físico excesivo
pérdida de la menstruación
TITULO.gif (829 bytes) excesiva sensibilidad al frío
cambios en el carácter (irritabilidad, tristeza, insomnio, etc.).

La Bulimia nerviosa es un trastorno mental que se caracteriza por episodios repetidos de ingesta excesiva de alimentos en un corto espacio de tiempo en forma de "atracones" y una preocupación exagerada por el control del peso corporal que lleva a la persona afectada a adoptar conductas inadecuadas y peligrosas para su salud.
Afecta también mayoritariamente a mujeres jóvenes aunque algo mayores que en la anorexia.
Los síntomas más frecuentes son:
comer compulsivamente en forma de atracones y a escondidas
TITULO.gif (829 bytes)preocupación constante en torno a la comida y el peso
TITULO.gif (829 bytes)conductas inapropiadas para compensar la ingesta excesiva con el fin de no ganar peso: uso excesivo de fármacos, laxantes, diuréticos y vómitos autoprovocados.
TITULO.gif (829 bytes)el peso puede ser normal o incluso elevado
erosión del esmalte dental pudiendo llegar a la pérdida de piezas dentarias
TITULO.gif (829 bytes) cambios de carácter incluyendo: depresión, tristeza, sentimientos de culpabilidad y odio hacia una misma


Las conductas alimentarias en las personas están reguladas por mecanismos automáticos en el sistema nervioso central (SNC) . La sensación de hambre procede, tanto de estímulos metabólicos, como de receptores periféricos situados en la boca o el tubo digestivo. Se induce la sensación de apetito, que desencadena la conducta de alimentación. Al cesar los estímulos aparece la sensación de saciedad y se detiene el proceso. Las personas normales, en situación de no precariedad presentan unas reacciones adaptadas a los estímulos de hambre y de sed, con respuestas correctas hacia la saciedad.
Desde hace tiempo, el hipotálamo se reconoce como el lugar donde radican los centros del hambre y la saciedad, pero es a través de la corteza cerebral donde se establecen mecanismos mucho más complejos relacionados con la alimentación, que están vinculados a experiencias previas.
Este proceso puede parecer automático y elemental, sin embargo no sólo son aspectos biológicos los que condicionan la conducta alimentaria sino otros mucho más complejos relacionados con experiencias psicológicas (los sentimientos de seguridad, bienestar y afecto que se experimentan a través del pecho materno en la lactancia), sociales ya que desde siempre el acto de comer ha sido eminentemente social y culturales, ya que la forma de comer y las características de los alimentos definen a los diferentes grupos culturales. Así se habla de dieta mediterránea, comida americana, italiana, india..., platos típicos, menús tradicionales, incluso comida basura.
En la actualidad, el acto de comer sigue siendo un fenómeno de comunicación social. A través de la comida el grupo se siente cohesionado e identificado, en la mayoría de los actos sociales la comida ocupa un lugar preferente.

Anorexia Y Bulimia En Odontoligia

   Anorexia bulimia en odontología
Las ingestas anormales de comida y la inducción de vómitos dañan la cavidad bucal, ocasionando descalcificaciones de los dientes
   La erosión del esmalte, la hipersensibilidad térmica, el aumento del tamaño de las glándulas salivales, la sequedad de la boca, el enrojecimiento, sequedad y fisuras labiales, y la mucositis (irritación, hinchazón y ulceración de las mucosas que revisten la cavidad bucal).
   Estas manifestaciones son reconocibles para el odontólogo y le avisan de que algún trastorno alimenticio esta afectando a su paciente.La relevancia de nuestro papel para su diagnostico radica en que estas lesiones en la cavidad bucal pueden ser irreversibles
   En el caso de la bulimia, los ácidos del estomago presentes en los vómitos, atraviesan la boca y erosionan el esmalte dental, provocando decoloración e incluso la perdida de dientes.
En la anorexia, pueden desarrollarse osteoporosis que debiliten los huesos maxilares que sostienen los dientes, induciendo a la perdida de ellos.

   Rol del odontólogo
El Síndrome Anorexia Bulimia, básicamente, tiene que ver con la detección precoz de la enfermedad, através de la identificación de signos y síntomas en la cavidad oral; la derivación a psicólogo y/o psiquiatra y preocuparse de resolver el daño bucal.El odontólogo que atienda a un paciente con trastornos alimenticios debe recomendarle consumir alimentos neutrales y regular las dietas acidas, usar pastas y enjuagues fluorados, después del vomito enjuagarse con líquidos alcalinos y no cepillarse inmediatamente, pues al cepillarse se remueve el esmalte debilitado por el acido del vomito.
Bulimia y anorexia también dañan la dentadura
La acidez, provocada por la deposición de los alimentos, causa entre otros problemas, desgaste en la cara anterior de cada diente.
México, (Notimex).- Especialistas de la Facultad de Odontología (FO) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) aseguran que enfermedades como la bulimia y la anorexia provocan lesiones en las piezas dentales de personas afectadas por estos males.
De acuerdo con la coordinadora del área de Embriología y Genética de esa institución educativa, Santa Ponce, la mayoría de afectados por estos males son mujeres cuyo rango de edad oscila entre los 20 y 30 años; aunque también se registran casos en personas adultas, sobre todo después de un divorcio o de problemas conyugales.
En un comunicado, la especialista explicó que en los bulímicos las consecuencias comienzan a aparecer aproximadamente dos años después de que éstos se han inducido el vómito por lo menos dos veces por semana.
Explicó que la acidez, provocada por la deposición de los alimentos, causa entre otros problemas, desgaste en la cara anterior de cada diente, descalcificación y erosión en el esmalte, caries extensas, sensibilidad a estímulos térmicos, así como alteraciones en la mucosa bucal y tejidos periodontales.
La bulimia ocasiona también daños en glándulas salivales, al punto de aumentar el volumen de las mejillas, provoca resequedad en la boca, disminución de la capacidad masticatoria, úlceras, mordida abierta anterior y restauraciones que sobresalen por encima de los dientes erosionados.
De igual manera, advirtió, se forman callosidades en los dedos y en el dorso de la mano debido a que es lo que utilizan para estimular el reflejo nauseoso mecánicamente.
Santa Pone destacó que no sólo la provocación y frecuencia del vómito agravan las lesiones dentales; otra causa es el tipo de dieta de los pacientes y la higiene posterior a la regurgitación, la cual, precisó, no debe incluir únicamente agua.
Además, precisó, existen casos de personas bulímicas, que consumen drogas, por lo que también pueden presentar zonas blanquecinas en las encías, donde frotan estupefacientes como la cocaína.
La bulimia se distingue cuando la persona tiende a desencadenarse el vómito después de comer en abundancia; la mayoría son mujeres con apetito aumentado que emplean frecuentemente laxantes y, aunque su peso es casi normal, mantienen una obsesión por mantenerse delgadas.
Sin embargo, ese tipo de personas no manifiestan la misma actitud obsesiva hacia el ejercicio; son extrovertidas, mantienen su apetito sexual y su principal causa de muerte es el suicidio por baja autoestima.
Las personas con anorexia presentan manifestaciones bucales diferentes a los bulímicos; muestran palidez en la mucosa, su apetito disminuye, limitan sus alimentos como método de control corporal y emplean esporádicamente laxantes.
El peso de estas personas, al momento del diagnóstico, está generalmente por debajo de lo normal; son obsesivas con el ejercicio, su tipo de personalidad es introvertido y su actividad sexual es ausente. Estos pacientes también llegan a quitarse la vida por su descontento personal.
 


Anorexia bulimia en odontología 


Las ingestas anormales de comida y la inducción de vómitos dañan la cavidad bucal, ocasionando descalcificaciones de los dientes
la erosión del esmalte, la hipersensibilidad térmica, el aumento del tamaño de las glándulas salivales, la sequedad de la boca, el enrojecimiento, sequedad y fisuras labiales, y la mucositis (irritación, hinchazón y ulceración de las mucosas que revisten la cavidad bucal).
Estas manifestaciones son reconocibles para el odontólogo y le avisan de que algún trastorno alimenticio esta afectando a su paciente.



La relevancia de nuestro papel para su diagnostico radica en que estas lesiones en la cavidad bucal pueden ser irreversibles
En el caso de la bulimia, los ácidos del estomago presentes en los vómitos, atraviesan la boca y erosionan el esmalte dental, provocando decoloración e incluso la perdida de dientes.En la anorexia, pueden desarrollarse osteoporosis que debiliten los huesos maxilares que sostienen los dientes, induciendo a la perdida de ellos.


Rol del odontólogo 


rol del dentista en el Síndrome Anorexia Bulimia, básicamente, tiene que ver con la detección precoz de la enfermedad, através de la identificación de signos y síntomas en la cavidad oral; la derivación a psicólogo y/o psiquiatra y preocuparse de resolver el daño bucal.El odontólogo que atienda a un paciente con trastornos alimenticios debe recomendarle consumir alimentos neutrales y regular las dietas acidas, usar pastas y enjuagues fluorados, después del vomito enjuagarse con líquidos alcalinos y no cepillarse inmediatamente, pues al cepillarse se remueve el esmalte debilitado por el acido del vomito.

La naturaleza de estos trastornos, comúnmente ensombrece los problemas dentales. Debido a la naturaleza psicológica de estos pacientes, pueden mostrar poco o nulo interés en su cuidado de salud general y bucal, sin embargo, aunque las manifestaciones dentales de este tipo de padecimientos no atentan contra la vida, son las únicas manifestaciones que no pueden ser revertidas, por lo que requieren de reconocimiento y un tratamiento preventivo oportuno.



Dentro de las principales manifestaciones buco-dentales,
en los pacientes anoréxicos y bulímicos se encuentran:







  • Descalcificación y erosión del esmalte, caries extensa.
  • Sensibilidad dental a estímulos térmicos,
  • Alteraciones en la mucosa bucal y tejidos periodontales.
  • Sialoadenosis y xerostomía, pérdida de la integridad de las arcadas, disminución de la capacidad masticatoria y antiestética, así como queilosis, mordida abierta anterior y restauraciones que sobresalen por encima de los dientes erosionados.
  • EROSION DEL ESMALTE:
  • s la lesión dental típica de estos pacientes. Existe ausencia de pigmentos exógenos sobre las superficies erosionadas, lo cual además marca un indicio activo de la enfermedad. La erosión no se presenta hasta que la regurgitación a estado presente en forma continua por lo menos durante dos años consecutivos.





QUEILITIS:

En los pacientes bulímicos se presentan queilitis provocada por diferentes causas:
Los vómitos autoinducidos. Las variaciones del equilibrio hidroeléctrolitico producen deshidrataciones ,que hacen que la epidermis de los labios se encuentre mas sensibilizada a las agresiones externas como pueden ser los ácidos de los vómitos.Por perdida de la dimensión vertical.La mas característica es estos pacientes, es una queilitis aguda. Se caracteriza por la presencia de escamas, vesículas y costras.


CARIES:



Una excesiva ingestión de carbohidratos y una pobre higiene bucal puede resultar en un aumento en prevalencia a caries dental. Medicamentos prescritos ocasionalmente en estos pacientes pueden contribuir de igual manera, tales como tabletas de dextrosa, vit. C, bebidas ricas en sacarosa, Probablemente existan adicionalmente cambios en la flora bacteriana de los microorganismos cariogénicos como S. mutans y lactobacilos. En estos pacientes puede existir grados variables de xerostomía asociada a deshidratación, estados permanentes de ansiedad y secundario a medicación depresora del SNC.


SIALOADENOSIS



Se asocia con la conducción crónica de vomitar, su causa real se desconoce. Aunque por muchos años se ha reconocido la asociación entre la mala nutrición y crecimiento de las glándulas salivales.
La sialoadenosis de parotidas y ocasionalmente submaxilar, puede ser notable en pacientes con bulimia,, a menudo en compañía con la xerostomia que se complica con ansiedad y depresión común en estos pacientes; la sialodenosis puede persistir después de un tiempo en que la bulimia y anorexia hayan sido revertidas o puede desaparecer espontáneamente.


PERIODONTO:


Los trastornos periodontales son comunes en los pacientes con padecimientos alimentarios, siendo el más prevalente la gingivitis. estudiaron los índices de placa en estos pacientes encontrando que fue más favorable para los pacientes bulímicos que para los anoréxicos, siendo la salud gingival, medida por el índice gingival, mejor en los pacientes con anorexia; la recesión gingival no fue representativa, La deshidratación de los tejidos bucales por las deficiencias en la producción de saliva, además de las deficiencias dietéticas y la pobre higiene bucal impactan adversamente la salud periodontal por acumulo de irritantes locales.

MUCOSA:


Se ve afectada entre otras cosas por xerostomía, la falta de hidratación y lubricación aumenta la tendencia a la ulceración e infección, además de eritema a consecuencia de irritación crónica por el contenido gástrico, afectándose la mucosa de revestimiento esofágica, faríngea, palatina y gingival manifestándose con eritema y dolor (disfagia), aunado a las posibles laceraciones, por la autoinducción del reflejo nauseoso
.


Tratamiento:


  1. El primer paso en el tratamiento dental es la instrucción y educación de aspectos como causas de erosión y efectos que la deshidratación y la dieta pueden tener sobre los dientes y tejidos bucales. El cuidado correctivo y preventivo exhaustivo puede comenzar al tener certeza del manejo médico y control del problema de fondo, a menos de tratarse de casos de emergencia donde se recomienda sólo el manejo estabilizador del dolor y ambiente bucal sin intentar cubrir etapas completas del plan de tratamiento dental, para evitar fracasos y retratamientos restaurativos

  2. Aspectos importantes en los que se encuentran en etapas activas del padecimiento o en etapas de remisión-exacerbación incluyen aquellos preventivos, como revisiones continuas, protección del esmalte con fluoruro y específicamente en aspectos de higiene, si el paciente vomita, es recomendable el enjuague vigoroso después del episodio idealmente adicionando un poco de bicarbonato de sodio o hidróxido de magnesio, evitando el cepillado vigoroso para no acelerar la erosión. Al ser un padecimiento difícil de confesar por el paciente dadas las prácticas en las que incurren y el sentimiento de culpa, es importante un escrupuloso interrogatorio resaltando aspectos de actitud mental y emotiva, hábitos dietéticos, ejercicio, uso de medicamentos (laxantes, diuréticos, anoréxicos, etc.) y control de peso, así como observar meticulosamente signos físicos de la enfermedad como sialoadenosis, erosión dental y cambios en piel del dorso de mano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada